lunes, 1 de noviembre de 2010

TRADICIONES DEL DIA DE LOS SANTOS EN GUATEMALA


DIA DE LOS SANTOS EN QUICHE


Por Héctor Javier Tecúm, Quiché

Miles de quichelenses acudirán este 1 y 2 de noviembre a los cementerios del departamento para rendir tributo a sus seres queridos que yacen en las tumbas o panteones, para poner de manifiesto las tradiciones y costumbres que año con año se practican en estas fechas.
En Santa Cruz del Quiché desde varios días antes del 1 de noviembre, muchas personas acuden a los cementerios para limpiar, pintar o decorar el lugar donde se encuentran sus familiares y para el día principal llevan flores, coronas, candelas y veladoras para presentar como regalo a quienes han partido al más allá, mientras que en las calles aledañas al cementerio se colocan cientos de ventas de flores, candelas, además de la venta de comida y otros artículos que convierten a la calle del cementerio en un lugar muy atractivo y alegórico..
En Chichicastenango esta fecha es celebrada con mayor derroche debido a que varias asociaciones presentan actividades como conciertos musicales, la presentación de los bailes del torito y el baile de los mexicanos, bailes de disfraces y la quema de luces de colores, mientras que las 14 cofradías sacan a todas las imágenes en procesión para recorrer las calles y avenidas del municipio.
La fiesta del día de los santos es la considerada por la cofradía de santo Tomás Apóstol como el preámbulo de la feria titular de Chichicastenango a realizarse en diciembre en honor a Santo Tomás Apóstol, debido a que desde esa fecha se inician los preparativos y entra a trabajar la nueva cofradía, mientras que los cofrades salientes empiezan el proceso de traspaso. 
En relación a las principales tradiciones para estas fechas, cada familia tiene sus propias formas de festejarlo, y las actividades varían de lugar en lugar, lo que es generalizado es la visita a los cementerios y la decoración de las tumbas, así como la preparación de comidas especiales para compartirlo con la familia y en algunos casos para llevarlo al cementerio para ir a compartir con aquel ser querido fallecido.
En Santa Cruz del Quiché se cocinan elotes, güisquiles y tamalitos de elote para compartir con la familia mientras que en Chichicastenango para estas fechas las comunidades arreglan los caminos y las veredas así como cada familia arregla el camino de entrada a su casa ya que se tiene la creencia de que para la noche del 1 de noviembre el espíritu de los muertos realizan una visitan a la que fue su casa, por ello hay que tenerlo preparado con la decoración respectiva, regularmente colocan flores en las puertas, otros dejan candelas o veladoras como una especie de bienvenida.
Otra de las tradiciones de muchas familias en Chichicastenango es que la noche del 1 de noviembre se deja preparado un banquete para que el espíritu de los seres queridos los vengan a saborear,  se prepara una mesa con una cantidad de sillas dependiendo de la cantidad de personas fallecidas en cada casa y se dejan los elotes, güisquiles, tortillas o tamalitos de elote y en algunos casos licores y un recipiente con agua para lavarse las manos, además se deja una veladora, candelas e incienso para honrar a los visitantes especiales.
Al amanecer del 2 de noviembre se recogen los alimentos y la familia los consume como para compartirlo con sus seres queridos fallecidos, ésta es una de las tradiciones que poco a poco se está perdiendo pues muchos, sobretodo las familias jóvenes ya no la practican.
En la mayoría de municipios se desarrollan actividades en los cementerios, tanto en Santa Cruz del Quiché como en Chichicastenango se celebra la misa en el cementerio y el sacerdote bendice las tumbas, muchas familias piden el “responso” que es una oración que el sacerdote eleva a Dios para pedir por el alma de los fallecidos así como para pedir la protección de los familiares que aun viven.
En otros lugares llegan los mariachis para prestar sus servicios musicales, la familia les pide una canción en memoria de sus seres queridos, en otros casos un grupo de música de banda pasa de tumba en tumba y las familias solicitan alguna melodía para recordar a sus familiares.
Regularmente esta celebración se desarrolla en un ambiente de fiesta y colorido por la gran cantidad de flores, coronas de muchos estilos y tamaños, sin embargo siempre se observa a gente que llega a llorar de manera inconsolable ante la tumba de sus familiares, especialmente si el deceso ha sido reciente. En otros casos se organizan actividades como concursos de barriletes en los cementerios.
Otra de las tradiciones de Chichicastenango para esta fecha es que la noche del 1 de noviembre, un grupo de jóvenes se reúne a eso de las seis de la tarde en el cementerio, desde allí salen disfrazados y con gorgoritos y tambores recorren el pueblo pasando de casa en casa para recolectar alimentos, especialmente elotes y güisquiles, algunas familias les dan, otras no, y todo lo recaudado lo llegan a repartir entre ellos, se dice que a media noche regresan nuevamente al cementerio para comer lo recaudado, en esta actividad participan especialmente jóvenes que deciden desafiar el miedo o demostrar su valentía estando en un cementerio a media noche.
Durante los días previos a la celebración del día de los santos y los difuntos, se observa mucha afluencia de personas, esta misma celebración ha permitido que otras personas ofrezcan distintos servicios, algunos jóvenes llevan pinturas y por diez quetzales pintan una cruz o remarcan el nombre de la persona fallecida, algunos albañiles ofrecen sus servicios de reconstrucción o remozamiento de los panteones y tumbas, niños y niñas así como adultos llegan a vender coronas de distintos tamaños y diseños.

Pareciera que la diferencia de clases sociales se mantiene aun después de muertos, pues en algunos cementerio se ve una marcada diferencia entre un sector y otro, hay lugares donde las tumbas son solamente de tierra con una cruz sencilla generalmente de madera, en otros hay alguna pequeña construcción y hay sectores con panteones lujosos con estructuras de vidrio, azulejo o hierro, al menos ése es el caso en el municipio de Chichicastenango donde se observan construcciones como un palacio chino o una replica de una pirámide maya otras construcciones con cúpulas bien acabadas, etc.
Así como hay tumbas muy bien conservadas y decoradas, hay también totalmente olvidadas, en algunos casos ya ni se aprecia el nombre de la persona que allí yace, en el caso de Chichicastenango se hizo un recorrido para identificar las tumbas más antiguas, constatando que la de Susana de Coronado es la más antigua quien murió en  junio de 1893, a pesar de ello la tumba aun se ve conservada.
En Santa Cruz del Quiché el cementerio casi está a punto de colapsar que la municipalidad se ha visto en la necesidad de incinerar varios de los restos cuyos familiares ya no se han hecho cargo de ellos o que ya haya terminado el tiempo para estar en alguna tumba que es de 20 años, de esa manera se habilitan otros lugares.

Éste es un panorama general de cómo se vive en el departamento de Quiché  la fiesta del día de los santos o los difuntos sin olvidar que uno de los municipios tiene a esta fiesta como feria titular, se trata del municipio de Pachalum lugar donde las actividades iniciaron desde hace una semana con los desfiles alegóricos, actividades deportivas y religiosas además de conciertos y bailes como es común en una feria, el día principal lo celebran el 28 de octubre aunque toda la fiesta termina hasta el 1 de noviembre.

1 Comentarios:

Es tan inportante llevar en el recuerdo a nuestros seres queridos y recordarlos en este dia tan importante de tradicion, saludos

Publicar un comentario